Los reumatólogos destacan la importancia de los factores ambientales en el desarrollo de LES como desencadenantes

La Sociedad Valenciana de Reumatología ha organizado las "Jornadas de actualización en lupus eritematoso sistémico" durante los días 10 y 11 de diciembre.

Algunos estudios genéticos de concordancia en gemelos demuestran que la probabilidad de que ambos gemelos desarrollen LES es solo del 25%, lo que respalda la importancia de los factores ambientales en el desarrollo de la enfermedad. Así se ha dado a conocer durante la celebración de las ‘Jornadas de actualización en lupus eritematoso sistémico’, que ha organizado la Sociedad Valenciana de Reumatología durante los días 10 y 11 de diciembre en la ciudad de Alicante para profundizar sobre la evolución y tratamientos de esta patología que afecta al sistema inmunitario de los pacientes.

La prevalencia del LES en España se sitúa alrededor de los 210 casos por cada 100.000 habitantes según el estudio EPISER2016. Se trata de un síndrome que principalmente afecta a las mujeres, tal y como ha recordado el presidente de la Sociedad Valenciana de Reumatología, Francisco Navarro, y que puede dañar órganos vitales como los riñones. El doctor Navarro ha incidido en que en estos momentos se están aplicando “tratamientos inmunomoduladores para controlar el LES que tratan de modular el linfocito B, que es el que produce los anticuerpos”.

En la primera mesa de la jornada se ha hablado de los factores genéticos y su influencia en el desarrollo del LES. En este sentido la doctora Mabel Prina, del Hospital Universitario de San Juan de Alicante, ha destacado que “el conocimiento de los factores genéticos que participan en la etiología de las enfermedades reumatológicas autoinmunes permite una mayor comprensión de la fisiopatología de las mismas”. El LES está considerado como una patología poligénica, ya que “en su etiología están involucrados factores genéticos y ambientales”. EL LES es una enfermedad con herencia poligénica o multifactorial, con algunas excepciones en los que se han descrito casos monogénicos.

Según ha indicado la doctora Prina “los genes HLA de clase II contribuyen con la heredabilidad de la enfermedad. Polimorfismos en otros genes no HLA como IRF5, IRF7, PTPN22, STAT4, BANK 1, contribuyen de manera importante al incremento en la expresión de interferón. En las alteraciones epigenéticas, el principal mecanismo implicado es la hipometilación del DNA, lo que confiere una sobreexpresión de genes relacionados con la respuesta inmune”. Por ello, ha subrayado que “el avance en técnicas moleculares y la bioinformática permite entender mejor la fisiopatología y su manejo”.

Por otro lado, se han abordado los factores externos a los que los pacientes están expuestos ambientalmente y que pueden desencadenar algún brote de lupus. Sobre esta materia, el doctor Mauricio Mínguez del Hospital Universitario de San Juan de Alicante ha aconsejado evitar la exposición de los pacientes con lupus a la radiación ultravioleta, a determinados productos que se emplean en la fabricación de plásticos, a algunos elementos utilizados en la elaboración de cosméticos, pesticidas e insecticidas, ya que pueden favorecer el desarrollo de un brote de la enfermedad. Asimismo, ha dado algunos datos de estudios de concordancia en gemelos, en los que se ha demostrado que “la probabilidad de desarrollar ambos gemelos lupus es solo del 25%, lo que respalda la importancia de los factores ambientales en el desarrollo de la enfermedad”.

Actualización terapéutica

El doctor Jerónimo Balsalobre del Hospital Universitario Hospiten de Tenerife ha ahondado en el planteamiento evolutivo a nivel terapéutico en el LES. Sobre esta cuestión, ha destacado que “si bien el tratamiento del LES ha mejorado en el transcurso de las últimas décadas, aún presenta algunas deficiencias a corregir”. Por ello, Balsalobre ha recomendado mantener “un control minucioso de la enfermedad con un objetivo predeterminado”. “La remisión devendría en un pronóstico: uso generalizado de antipalúdicos, racionalización en el uso de esteroides, utilización más precoz de inmunosupresores, etc. en aras de evitar la acumulación de daño, un fenómeno de aparición precoz y marcador de morbimortalidad a medio-largo plazo”, apunta este reumatólogo.
El encuentro ha contado con la colaboración de GSK.

Conoce las ventajas de nuestra Sociedad

Te pueden interesar